4 consejos para “conectar” tu cerebro para la sabiduría empresarial

brain
Estándar

Durante los últimos 20 años, hemos aprendido más sobre el cerebro que en todo el curso de la historia humana. Los investigadores están en una búsqueda para averiguar cómo podemos traducir la ciencia del cerebro en estrategias prácticas para aumentar la eficacia individual y organizacional – y junto con eso, más detalles sobre la relación entre la neurociencia y el espíritu empresarial.

La investigación ha demostrado que los cerebros de los empresarios se conectan de manera diferente que los no empresarios, por ejemplo, tienden a ser más rápidos para responder a los problemas y menos inhibidos. Los fundadores de empresas afrontan un problema o una oportunidad rápidamente y luego se vuelven más reflexivos acerca de las consecuencias después del hecho.

Otros estudios encontraron que cuando los empresarios realizan tareas exploratorias, utilizan tanto en el lado izquierdo como el derecho de la corteza pre-frontal en oposición a los gerentes que tienden a utilizar principalmente el lado izquierdo. La corteza pre-frontal está asociada con las funciones ejecutivas de una persona. La mitad derecha se asocia con habilidades expresivas y creativas; el lado izquierdo, con el comportamiento cognitivo complejo, toma de decisiones y resolución de problemas.

Las tareas de exploración implican la búsqueda de nuevas formas de lograr una meta en lugar de centrarse en las prácticas actuales. Este tipo de toma de decisiones – que se basa en la innovación y la experimentación – a menudo se exhibe en emprendedores. Mediante el uso de ambos lados de la corteza pre-frontal, los empresarios tienden a utilizar todas sus funciones ejecutivas mientras que los directivos tienden a estar más centrados en el pensamiento crítico.

Aunque no está claro cuánto de tu cerebro está conectado para la iniciativa empresarial desde tu nacimiento, sabemos que tanto la naturaleza como la crianza importan. Nuestros cerebros están suavemente montados, y la neuroplasticidad nos permite usar nuestra mente para mejorar las funciones de nuestro cerebro. A continuación se presentan cuatro capacidades que pueden ayudar a conectar el cerebro para la sabiduría empresarial.

  1. Atención dinámica

Aprender a enfocar tu atención como una linterna – con diferentes grados de intensidad, dirección y alcance es crítico para el éxito empresarial. Comenzar tu propio negocio requiere una enorme cantidad de disciplina y enfoque, así como la capacidad de tener una visión más amplia del panorama empresarial. La metáfora de la linterna es apropiada porque olvidar de recargar tus pilas de atención con una buena alimentación y el descanso puede llevar a un desempeño más débil y a la mala toma de decisiones.

– Saca tiempo cada día para cultivar el tipo de mente errante saludable que fomenta soluciones perspicaces y novedosas a los problemas estratégicos

– Protege tu tiempo creando una zona libre de tecnología en el trabajo y en casa

  1. La capacidad integral de la persona

Traer todos tus recursos internos para tu proyecto empresarial es fundamental para aumentar el rendimiento, la resistencia y la innovación. El desarrollo de la determinación y la agilidad necesarias para afrontar los desafíos es esencial para ser un emprendedor exitoso. Esto incluye aprender el poder de regular y aprovechar las emociones; entendiendo que la razón y la intuición son los dos motores de la toma de decisiones; escuchar tus propias señales físicas para aumentar la energía y la determinación; y mantenerte conectado con el poder de tu propósito y pasión.

– Reflexionar sobre el significado y el propósito que hay detrás de tu trabajo

– Preste atención a lo que construye y arruina tu energía física durante el día

– Afronta los errores el día con buen humor y auto compasión

– Consulta con tu interior y tu razonamiento analítico al tomar decisiones

– Valora tus emociones como información útil

  1. Claridad estratégica

Ser empresario requiere la capacidad de dar un paso atrás, retar a tus propios prejuicios y cambiar el curso de acción en base a lo que dicten las circunstancias. Esta forma de agilidad mental se ve comprometida por defecto natural de nuestro cerebro a las creencias y suposiciones, a menudo inconscientes, que impulsan gran parte de nuestro comportamiento. Tenemos cientos de sesgos que influyen automáticamente nuestra toma de decisiones.

Incluso nuestras creencias sobre el aprendizaje impactan en nuestro éxito. Carol Dweck y sus colegas en Stanford enseñan sobre la importancia de una “mentalidad de crecimiento” – cómo los individuos que creen que tienen una capacidad ilimitada para aprender durante toda su vida superan a los que creen que la inteligencia es fija.

Los aspirantes a empresarios pueden aprender cómo mitigar los sesgos reconectando patrones neuronales que conducen a respuestas automáticas. También pueden aprender a reducir comportamientos automáticos que le separan de la eficacia y gestionar la voz interior que bloquea una saludable toma de riesgos y crecimiento.

– Cultiva una red de asesores de confianza que tengan diferentes puntos de vista del tuyo propio

– Desarrolla el hábito de explorar y escribir sobre situaciones desde múltiples perspectivas

– Conoce tus propios patrones de comportamiento por defecto (pista: comienzan con tus puntos fuertes – que también pueden llegar a ser tus debilidades) y desarrolla una campana de alarma interna que te advierta de parar, revisar y restablecer antes de actuar

  1. Colaboración auténtica

Aprender como conectar con el poder del cerebro social para conseguir colaboraciones más eficaces en todos los niveles es fundamental para los emprendedores. Nuestros cerebros son órganos sociales – desarrollamos mejor el funcionamiento del cerebro y aumentamos la neuroplasticidad en relaciones saludables. Como seres humanos, nuestro contexto principal y más importante son las relaciones que experimentamos.

Aprender a fomentar una mayor rendición de cuentas sin desencadenar una respuesta a la amenaza y la construcción de la compasión y la empatía para aumentar una sana toma de riesgos es fundamental para los emprendedores.

– Crear un fuerte sentido de “nosotros” con rituales y recompensas que apoyen la colaboración

– Insertar la norma del disenso constructivo alentando a otros a desafiar su pensamiento y estar abierto a desacuerdos

– Reforzar el valor de la experimentación y la asunción de riesgos recompensando a aquellos que “fracasan rápido” y están abiertos a aprender de sus errores

– Reconocer que los que trabajan contigo son humanos y que sus vidas fuera del trabajo pueden requerir una respuesta compasiva de los líderes y de los compañeros de trabajo

El desarrollo y la conexión de las diferentes partes de nuestro cerebro (integración neural) aumentan la sabiduría, nos ayuda a gestionar la incertidumbre y la complejidad y mejora la calidad de nuestras relaciones y aumenta nuestro bienestar. La realidad es que menos del uno por ciento de los líderes están optimizando su conexión cerebro-mente para un rendimiento extraordinario y una ágil toma de decisiones. Afortunadamente, muchas de estas capacidades, que son fundamentales para el desarrollo de una mentalidad empresarial orientada al riesgo, se pueden aprender y dominar.

Espero que este artículo os anime a empezar a trabajar en vuestra propia reconexión neuronal para alcanzar un cerebro mejor conectado para la práctica empresarial.

Un saludo, Iván Bedia

Fuente, Entrepreneur