4 consejos para “conectar” tu cerebro para la sabiduría empresarial

brain
Estándar

Durante los últimos 20 años, hemos aprendido más sobre el cerebro que en todo el curso de la historia humana. Los investigadores están en una búsqueda para averiguar cómo podemos traducir la ciencia del cerebro en estrategias prácticas para aumentar la eficacia individual y organizacional – y junto con eso, más detalles sobre la relación entre la neurociencia y el espíritu empresarial.

La investigación ha demostrado que los cerebros de los empresarios se conectan de manera diferente que los no empresarios, por ejemplo, tienden a ser más rápidos para responder a los problemas y menos inhibidos. Los fundadores de empresas afrontan un problema o una oportunidad rápidamente y luego se vuelven más reflexivos acerca de las consecuencias después del hecho.

Otros estudios encontraron que cuando los empresarios realizan tareas exploratorias, utilizan tanto en el lado izquierdo como el derecho de la corteza pre-frontal en oposición a los gerentes que tienden a utilizar principalmente el lado izquierdo. La corteza pre-frontal está asociada con las funciones ejecutivas de una persona. La mitad derecha se asocia con habilidades expresivas y creativas; el lado izquierdo, con el comportamiento cognitivo complejo, toma de decisiones y resolución de problemas.

Las tareas de exploración implican la búsqueda de nuevas formas de lograr una meta en lugar de centrarse en las prácticas actuales. Este tipo de toma de decisiones – que se basa en la innovación y la experimentación – a menudo se exhibe en emprendedores. Mediante el uso de ambos lados de la corteza pre-frontal, los empresarios tienden a utilizar todas sus funciones ejecutivas mientras que los directivos tienden a estar más centrados en el pensamiento crítico.

Aunque no está claro cuánto de tu cerebro está conectado para la iniciativa empresarial desde tu nacimiento, sabemos que tanto la naturaleza como la crianza importan. Nuestros cerebros están suavemente montados, y la neuroplasticidad nos permite usar nuestra mente para mejorar las funciones de nuestro cerebro. A continuación se presentan cuatro capacidades que pueden ayudar a conectar el cerebro para la sabiduría empresarial.

  1. Atención dinámica

Aprender a enfocar tu atención como una linterna – con diferentes grados de intensidad, dirección y alcance es crítico para el éxito empresarial. Comenzar tu propio negocio requiere una enorme cantidad de disciplina y enfoque, así como la capacidad de tener una visión más amplia del panorama empresarial. La metáfora de la linterna es apropiada porque olvidar de recargar tus pilas de atención con una buena alimentación y el descanso puede llevar a un desempeño más débil y a la mala toma de decisiones.

– Saca tiempo cada día para cultivar el tipo de mente errante saludable que fomenta soluciones perspicaces y novedosas a los problemas estratégicos

– Protege tu tiempo creando una zona libre de tecnología en el trabajo y en casa

  1. La capacidad integral de la persona

Traer todos tus recursos internos para tu proyecto empresarial es fundamental para aumentar el rendimiento, la resistencia y la innovación. El desarrollo de la determinación y la agilidad necesarias para afrontar los desafíos es esencial para ser un emprendedor exitoso. Esto incluye aprender el poder de regular y aprovechar las emociones; entendiendo que la razón y la intuición son los dos motores de la toma de decisiones; escuchar tus propias señales físicas para aumentar la energía y la determinación; y mantenerte conectado con el poder de tu propósito y pasión.

– Reflexionar sobre el significado y el propósito que hay detrás de tu trabajo

– Preste atención a lo que construye y arruina tu energía física durante el día

– Afronta los errores el día con buen humor y auto compasión

– Consulta con tu interior y tu razonamiento analítico al tomar decisiones

– Valora tus emociones como información útil

  1. Claridad estratégica

Ser empresario requiere la capacidad de dar un paso atrás, retar a tus propios prejuicios y cambiar el curso de acción en base a lo que dicten las circunstancias. Esta forma de agilidad mental se ve comprometida por defecto natural de nuestro cerebro a las creencias y suposiciones, a menudo inconscientes, que impulsan gran parte de nuestro comportamiento. Tenemos cientos de sesgos que influyen automáticamente nuestra toma de decisiones.

Incluso nuestras creencias sobre el aprendizaje impactan en nuestro éxito. Carol Dweck y sus colegas en Stanford enseñan sobre la importancia de una “mentalidad de crecimiento” – cómo los individuos que creen que tienen una capacidad ilimitada para aprender durante toda su vida superan a los que creen que la inteligencia es fija.

Los aspirantes a empresarios pueden aprender cómo mitigar los sesgos reconectando patrones neuronales que conducen a respuestas automáticas. También pueden aprender a reducir comportamientos automáticos que le separan de la eficacia y gestionar la voz interior que bloquea una saludable toma de riesgos y crecimiento.

– Cultiva una red de asesores de confianza que tengan diferentes puntos de vista del tuyo propio

– Desarrolla el hábito de explorar y escribir sobre situaciones desde múltiples perspectivas

– Conoce tus propios patrones de comportamiento por defecto (pista: comienzan con tus puntos fuertes – que también pueden llegar a ser tus debilidades) y desarrolla una campana de alarma interna que te advierta de parar, revisar y restablecer antes de actuar

  1. Colaboración auténtica

Aprender como conectar con el poder del cerebro social para conseguir colaboraciones más eficaces en todos los niveles es fundamental para los emprendedores. Nuestros cerebros son órganos sociales – desarrollamos mejor el funcionamiento del cerebro y aumentamos la neuroplasticidad en relaciones saludables. Como seres humanos, nuestro contexto principal y más importante son las relaciones que experimentamos.

Aprender a fomentar una mayor rendición de cuentas sin desencadenar una respuesta a la amenaza y la construcción de la compasión y la empatía para aumentar una sana toma de riesgos es fundamental para los emprendedores.

– Crear un fuerte sentido de “nosotros” con rituales y recompensas que apoyen la colaboración

– Insertar la norma del disenso constructivo alentando a otros a desafiar su pensamiento y estar abierto a desacuerdos

– Reforzar el valor de la experimentación y la asunción de riesgos recompensando a aquellos que “fracasan rápido” y están abiertos a aprender de sus errores

– Reconocer que los que trabajan contigo son humanos y que sus vidas fuera del trabajo pueden requerir una respuesta compasiva de los líderes y de los compañeros de trabajo

El desarrollo y la conexión de las diferentes partes de nuestro cerebro (integración neural) aumentan la sabiduría, nos ayuda a gestionar la incertidumbre y la complejidad y mejora la calidad de nuestras relaciones y aumenta nuestro bienestar. La realidad es que menos del uno por ciento de los líderes están optimizando su conexión cerebro-mente para un rendimiento extraordinario y una ágil toma de decisiones. Afortunadamente, muchas de estas capacidades, que son fundamentales para el desarrollo de una mentalidad empresarial orientada al riesgo, se pueden aprender y dominar.

Espero que este artículo os anime a empezar a trabajar en vuestra propia reconexión neuronal para alcanzar un cerebro mejor conectado para la práctica empresarial.

Un saludo, Iván Bedia

Fuente, Entrepreneur

Anuncios

8 pasos lentos, difíciles pero seguros para convertirte en millonario

Estándar

El dinero, por supuesto, no lo es todo. No por un momento. En tu definición de éxito es posible que ocupe un lugar muy abajo en la lista. La definición que cada persona hace de “éxito” es diferente.

Pero digamos que el dinero está en tu lista. Y digamos que, como millones de otras personas, que deseas ser millonario. ¿Qué tipo de cosas debes hacer para aumentar tus posibilidades de unirse al club de los millonarios?

Estos son algunos pasos que nos sugieren. No son ni rápidos ni fáciles, pero es más probable que funcionen que la vía de acceso rápido y fácil.

  1. Dejar de obsesionarse con el dinero.

Aunque suena contradictorio, mantener el enfoque en el dinero que haces te distrae de hacer las cosas que realmente contribuyen a construir y hacer crecer la riqueza. Así que cambiar su perspectiva.

“Ver el dinero no como el objetivo principal sino como un subproducto de hacer las cosas bien.”

  1. Iniciar el seguimiento de la cantidad de gente que ayudas, aunque sea de una manera muy pequeña.

Las personas más exitosas que conozco – tanto financieramente como en otras maneras – son sorprendentemente útiles. Son increíblemente buenos comprendiendo a otras personas y ayudándoles a alcanzar sus metas. Saben que su éxito se basa en última instancia en el éxito de las personas que los rodean.

Así que trabajan duro para hacer que otras personas tengan éxito: sus empleados, sus clientes, sus vendedores y proveedores … porque saben que, si pueden hacer eso, entonces su propio éxito seguramente seguirá.

Ellos han construido un negocio – o una carrera – y pueden estar verdaderamente orgullosos.

  1. Deje de pensar en hacer un millón de dólares y empezar a pensar acerca de servir a un millón de personas.

Cuando sólo tienes unos pocos clientes y tu objetivo es hacer un montón de dinero, estás incentivando la manera de exprimir hasta el último dólar a esos clientes.

Pero cuando encuentras una manera de servir a un millón de personas, muchos otros beneficios fluyen. El efecto del boca a boca se magnifica enormemente. La retroalimentación que usted recibe es exponencialmente mayor – y también lo son sus oportunidades de mejorar sus productos y servicios. Tienes la oportunidad de contratar a más empleados y beneficiarte de su experiencia, sus conocimientos y su genialidad en general.

Y, con el tiempo, tu negocio se convertirá en algo que nunca soñó – porque tus clientes y tus empleados te han llevado a lugares que ni siquiera podías imaginar.

Sirve a un millón de personas – y hazlo increíblemente bien – y el dinero seguirá.

  1. Ver el hecho de ganar dinero como una manera de hacer más cosas.

En términos generales, hay dos tipos de personas.

Uno hace las cosas porque quiere ganar dinero; cuantas más cosas hace, más dinero gana. Lo que hace en realidad no importa mucho para ellos – va a hacer cualquier cosa con tal de que se le pague.

El otro quiere hacer dinero, ya que le permite hacer más cosas. Quiere mejorar su producto. Quiere ampliar su línea. El quiere crear otro libro, otra canción, otra película. Le encanta lo que hace y ven hacer dinero como una manera de hacer aún más de lo que aman. Sueña con construir una empresa que hace las mejores cosas posibles … y ganar dinero es la manera de alimentar ese sueño y construir esa sociedad que aman.

Aunque sin duda es posible encontrar que un producto que todo el mundo quiera y enriquecerse con la venta de ese producto, las empresas más exitosas como evolucionan y crecen y como ganan dinero, es reinvirtiendo ese dinero en una búsqueda incesante de la excelencia.

“Nosotros no hacemos películas para ganar dinero, ganamos dinero para hacer más películas.” ~ Walt Disney

  1. Haz una cosa mejor.

Escoge una cosa en la que seas mejor que la mayoría de la gente. Solo una cosa. Conviértete en un maníaco centrado en hacer que una cosa. Trabaja. Aprende. Práctica. Evalúa. Matiza. Sé implacable con la autocrítica, no de una manera masoquista, sino para garantizar que continúas trabajando para mejorar cada aspecto de que una cosa.

Las personas económicamente exitosas hacen al menos una cosa mejor que casi todo el mundo que les rodea. (Por supuesto que ayuda si tienes que elegir algo para ser grande y que el mundo también valora -. Y pagará por ello.)

La excelencia es tu propia recompensa, pero la excelencia también ordena una paga más alta – y un mayor respeto, mayores sentimientos de autoestima, mayor cumplimiento, una mayor sensación de logro … todo lo cual te hace rico en términos no monetarios.

  1. Haz una lista de las diez mejores personas del mundo en una sola cosa.

¿Cómo elegiste los diez? ¿Cómo determinarías quién es el “mejor”? ¿Cómo se mide su “éxito”?

Utiliza esos criterios para el seguimiento de tu propio progreso con el fin de convertirte en el mejor.

Si usted eres un escritor, podría ser el ranking de Amazon. Si eres un músico podría ser las descargas de iTunes. Si eres un programador, podría ser el número de personas que utilizan tu software. Si eres un líder, podría ser el número de personas a las que formas y desarrollas y que consiguen ser grandes y mejores. Si eres un minorista en línea, podrían ser las compras por visitante, o el envío a tiempo, o el índice de conversión …

No te limites a admirar las personas de éxito. Echa un vistazo a lo que los hace exitosos. A continuación, utiliza los criterios para ayudar a crear tus propias medidas de éxito. Y luego …

  1. Comprueba consistentemente su progreso.

Tenemos la tendencia a convertirnos en lo que medimos, por lo que contrasta tu progreso por lo menos una vez a la semana en función de tus objetivos.

Tal vez mediarás a cuántas personas has ayudado. Tal vez medirás el número de clientes que has servido. Tal vez evalúes los pasos clave de tu camino para convertirte en el mejor en una cosa del mundo.

Tal vez sea una combinación de esas cosas y más.

  1. Construye rutinas que aseguren el progreso.

No olvides nunca que el logro de un objetivo se basa en la creación de rutinas. Digamos que quieres escribir un libro de 200 páginas; ese es tu objetivo. Tu sistema para lograr ese objetivo podría ser escribir 4 páginas al día; esa es tu rutina. Desear y esperar no te llevarán a un manuscrito terminado, pero si sigues fielmente a tu rutina te aseguras alcanzar tu meta.

O digamos que quieres alcanzar a 100 nuevos clientes utilizando inbound marketing. Esa es tu meta; tu rutina es crear nuevos contenidos, nuevos vídeos, podcasts nuevos, etc., según cualquier calendario que hayas establecido. Si te adhieres a esa rutina y cumples con los plazos y si tu contenido es bueno, lo lógico es que lleguen esos nuevos clientes.

Deseando y esperando no lo alcanzarás – cumple fielmente tu voluntad de rutina.

Establece metas, crea rutinas que apoyen esas metas, y luego un seguimiento de tu progreso sin piedad. Arregla lo que no funciona. Mejora y repite lo que funciona. Refina, revisa y adapta y trabaja duro cada día para ser mejor que ayer.

Pronto estarás bien. Entonces serás grande. Y un día estarás de clase mundial.

Y luego, probablemente sin darte cuenta, también serás millonario. Ya sabes, si te gusta ese tipo de cosas.

Espero que este artículo os sirva de inspiración.

Un saludo, Iván Bedia

Fuente: Entrepreneur

8 maneras de establecer la credibilidad de tu negocio

credibilidad
Estándar

¿Qué rasgo separa a los empresarios exitosos de los que se desvanecen en la puesta de sol?

La credibilidad.

¿Por qué credibilidad? Piensa en el emprendedor que está tratando de convencer a un equipo de trabajo y a los inversores para seguir una idea nueva e innovadora sin un concepto probado. O el empresario que se encuentra con problemas de producción y las necesidades de sus socios comerciales para otorgar créditos por unos días, semanas o incluso meses.

Claro, hay muchas características que se pueden atribuir a maniobrar con éxito estas situaciones, pero tener la reputación de ser un empresario que hace las cosas, se mantiene fiel a su palabra, y tiene una historia de éxitos crea una credibilidad que puede ser cobrada de forma instantánea.

Sin lugar a dudas, el establecimiento de la credibilidad no se puede hacer de la mañana a la noche, pero los emprendedores pueden crear estrategias en su camino que van a ayudar a construir la credibilidad con mayor eficacia.

  1. Ser sensible

Ten y demostre empatía por las personas de su equipo y sus clientes. Esto va más allá de ser políticamente correcto en su negocio, tiene que ver con comprender plenamente los fondos, los deseos y necesidades de todos sus grupos de interés.

Por ejemplo, si tu startup está arrancando, hacer énfasis a tu equipo en la importancia de la reducción de los gastos y del trabajar más horas y por menos de sueldo que el mercado, parecen completamente fuera de lugar si resulta que vas a presentarte en la oficina con tu nuevo BMW.

  1. Ser honesto

Sin lugar a dudas, una cosa que matará credibilidad al instante es la falta de honradez. Mentir va, seguramente, a aplastar tus esfuerzos, pero también lo harán embellecer innecesariamente o proporcionar información o comentarios fuera de contexto, de forma selectiva o de manera manipuladora.

Las partes interesadas quieren transparencia de mayoría de los empresarios, por lo que estricto sobre la empresa y tus objetivos.

  1. Ser objetivo

A menos que estés construyendo tu marca en un nivel de ser subjetiva, lo mejor es adoptar posturas objetivas sobre las cuestiones de negocios y no quedar atrapado en la predicación. Es especialmente importante eliminar temas de discusión que no pertenecen a la empresa y que no están directamente relacionados con el cumplimiento de tus metas.

Tu prioridad es la de enfocar tu energía y recursos en aquellas tareas y activos que te ayudan a alcanzar tus metas.

  1. Ser sincero

El optimismo es un rasgo entrañable de un empresario, pero no cuando se cruza la línea del embellecimiento o el exceso de celo. Cuando las cosas van bien, los buenos resultados se notan, permite que el equipo se deleite con sus logros, pero no vaya a diestro y siniestro con alabanzas y reconocimientos.

Evita presentarte a ti mismo en un tono falso, debes ser tú mismo. Todos los interesados ​​podrán apreciarlo.

  1. Tener los conocimientos

Tener las habilidades necesarias para lograr tus metas infundirá confianza y aliviará a tus grupos de interés. Debes entender, sin embargo, que el conocimiento no se traduce necesariamente en liderazgo, y de hecho algunas personas que se centran sólo en áreas específicas del conocimiento no ven la importancia de otras disciplinas y habilidades necesarias para dirigir equipos.

Encuentra un equilibrio entre la búsqueda del conocimiento y las habilidades necesarias para llevar a tu equipo.

  1. Promover logros

Ahora no es el momento para ser tímido. En primer lugar, aprende a reconocer los logros en tu negocio y en tu carrera. Incluso los pequeños logros se pueden reconocer si están directamente relacionados con la construcción de tu credibilidad. A continuación, aprende a poner tus logros de cara para que todos los vean. Compártelos con los interesados, crea una lista en su sitio web, y promuevelos en su perfil de LinkedIn.

Debes estar orgulloso de tus logros, y permitir que hablen por tu credibilidad.

  1. Pide apoyo

En primer lugar, reconoce que toda la gente que encuentras en tu carrera, sin importar cuán pequeño o insignificante papel podría jugar, es alguien que puede agregar valor a tu credibilidad. Sé descarado sobre la solicitud de avales y testimonios de estas personas, sobre todo si su papel en la relación de valor añadido puede tener un impacto positivo.

Cuantos más avales y testimonios se tienen de otros profesionales de éxito, mejor habla de tu propia credibilidad.

  1. Encuentra tu confianza

Si estás al principio de tu carrera, es probable que carezcas de los logros, avales y experiencias necesarias para construir tu credibilidad ahora. Incluso sin estos, la confianza es un rasgo que, cuando domina adecuadamente, puede decir mucho acerca de ti sin que digas una palabra.

Si te estás esforzando para ser emprendedor, ya tiense credibilidad por encima de los millones de personas que carecen de la confianza para intentarlo. Siéntete orgulloso de eso.

Todos estos consejos son positivos para la construcción de tu credibilidad, pero recuerda que el proceso puede tomar años de trabajo duro y la ejecución diligente. Más importante aún, debes saber que una elección desacertada o un error evitable pueden arruinar todo el trabajo que has logrado en cuestión de minutos. Tómate todo el cuidado posible para proteger tu credibilidad como creas.

Espero que este artículo os sirva para comenzar a trabajar vuestra credibilidad como emprendedores o inversores.

Un saludo, Iván Bedia

Fuente: entrepreneur

Los centros comerciales siguen siendo de interés para los inversores en 2015

invertir en centros comerciales
Estándar

Los centros comerciales han logrado convertirse en uno de los mayores atractivos de la industria inmobiliaria española. El mencionado sector movió, durante el pasado ejercicio de 2014, aproximadamente unos 7.500 millones de euros, de los cuales, se estima que unos 2.500 se generaron en centros comerciales, registrándose unas cifras de casi 30 operaciones. Una noticia muy positiva, puesto que las cantidades presentadas suponen el mayor aumento alcanzado desde el año 2007. Pese al optimismo de muchos expertos, algunos de los cuales estiman un crecimiento de más del 200% en el sector con respecto al ejercicio anterior, es inevitable hacerse la siguiente pregunta, ¿realmente se seguirá manteniendo esta tendencia para 2015?

Entre los factores que propician el pensamiento positivo sobre cifras de inversión en este campo encontramos el anuncio que realizó el BCE el pasado mes, proclamando la compra de 60.000 millones de  deuda pública y privada; los bajos tipos de interés (que están prácticamente a cero); la caída del precio del petróleo; la liberación de los horarios y, por supuesto, la previsible mejora del consumo y de la economía española que se estima que crecerá en un 1.8%.

Rupert Lea, socio y director nacional de retail de la consultora Cushman & Wakefield, realiza una aproximación sobre la rentabilidad que perciben los inversores en centros comerciales y estima que en este año rondará en torno al 5 – 5.25%, siendo más alto el balance en los centros que se sitúen en zonas retiradas a los núcleos urbanos (entre el 6% y el 6.5%). Asimismo, Sergio Fernández, director de centros comerciales de JLL, afirma que en 2015 el sector experimentará un crecimiento mayor de transacciones en las superficies secundarias y nos adelanta que “hay centros que ahora no están en el mercado, pero sus propietarios están dispuestos a escuchar ofertas”.

En el pasado año, fueron la venta de algunos activos representativos los que propiciaron el impulso del mercado y supusieron la mayor parte del volumen total de inversión. Algunos ejemplos de ellos son: la venta de Isla Azul (Madrid) por 232 millones de euros; Marineda City (La Coruña) por 260; o Boulevard, en Vitoria.

Para este año, los expertos esperan que el mayor segmento de la inversión emane de fondos internacionales, destacando los asiáticos y alemanes, además de las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria). De entre las operaciones que ya se encuentran planteadas, la AECC (Asociación Española de Parques y Centros Comerciales) estima que se alcancen los 700.000 m2  nuevos de superficie comercial, perteneciendo 60.000 de ellos, a ampliaciones de centros existentes.

Un combinado que augura un 2015 lleno de posibilidades de inversión.

Confiando en que este artículo haya sido de vuestro interés,

Os saluda, Iván Bedia García

Fuente: cincodias.com

Nuevas estrategias para aumentar las ventas

ventas
Estándar

Hay empresarios que piensan constantemente en aumentar su cartera de productos o servicios con el fin de captar más mercado y, así, vender más. Sin embargo, los mejores expertos recomiendan que antes de lanzarnos a crear más productos o servicios, en lugar de buscar nuevas necesidades que satisfacer, debemos parar y diseñar un modelo de negocio nuevo para potenciar las ventas.

Entre los nuevos modelos de negocio que más destacan en los últimos tiempos está lo que conocemos como las “grandes redes de mercadeo”, redes que han demostrado tener un éxito rotundo en los negocios y han permitido ganar una fortuna a muchas personas y ya forma parte de las universidades más prestigiosas.

En este sentido, merece la pena dejar de invertir nuestro tiempo en expandir nuestros productos y pensar una nueva forma de distribución, un nuevo modelo propio, para el que nos puede servir de inspiración en anteriormente citado. La idea es diseñar un modelo de distribución propio, con algún plan de beneficios para los afiliados. El modelo debe permitir que todos los vendedores tengan grandes incentivos, no solo por vender sino también por conseguir vendedores, así, todos ganan.

Hoy día, si queremos tener éxito en nuestro negocio, resulta necesario innovar no solo en los productos y servicios que ofrecemos, sino también en nuestro sistema de distribución y ventas. En este sentido, debemos conseguir que nuestro modelo esté lo más automatizado posible con el fin de no tener que estar pendiente de los vendedores y poder dedicar el tiempo a emprender y construir nuevos proyectos para el negocio.

En definitiva, podemos ser más competitivos cuanto más mercado alcancemos, cuantas más posibilidades haya de llegar al consumidor final. Con una red de distribución de gran cobertura, necesitaremos realizar menos inversión en publicidad, pues tendrá mayor presencia el marketing boca a boca.

Espero que este artículo os sirva de inspiración.

Saludos, Ivan Bedia

7 Cosas que no te dijeron sobre ser emprendedor

entreprendedor
Estándar

Muchas personas se convierten en emprendedores porque quieren hacerse cargo de su futuro financiero y disfrutar de la libertad  que el espíritu empresarial puede proporcionar. Si bien el atractivo de la iniciativa empresarial es fuerte, hay algunas realidades que se deben tener en cuenta antes de decidirse a dar el salto.

El espíritu empresarial no es para todos. Si no estás preparado, podrías terminar convirtiendo tu sueño en una pesadilla. Aquí hay siete lecciones que la mayoría de los emprendedores aprenden sobre la realidad de ser un empresario.

  1. A veces te encuentras solo

La soledad es un riesgo laboral para los empresarios.

Hasta que hagas crecer tu negocio hasta el punto de llevar contigo a otras personas, es una tarea de una sola persona. Esto puede significar largos periodos de tiempo a solas. Ten en cuenta que incluso los introvertidos necesitan un poco de interacción humana de vez en cuando.

Tienes que salir de vez en cuando. Ir a una cafetería o co-working, ir a donde la gente se reúne. Ese contacto con los demás puede parecer una distracción, pero en realidad te ayudará mentalmente. La energía de los demás puede ayudar a la creatividad.

  1. Necesitarás un objetivo inquebrantable

Cuando no tienes un jefe o una empresa que examine el seguimiento de su progreso, es fácil perder el enfoque. Tu libertad de hacer lo que decidas con tu tiempo será contraproducente si no se adhieren a un horario y un plan. Hoy en día, las cosas como las notificaciones de redes sociales te puede llevar por agujeros de conejo a perder el tiempo.

Crea metas claras y puntos de referencia en tu negocio. No cedas a las actividades que te distraen. Tus necesidades de tiempo y energía debes gastarlas en las estrategias que hacen crecer tu negocio. Ahí es donde tu objetivo debe estar.

  1. Los ingresos pueden ser esporádicos

El emprendimiento ofrece la oportunidad de obtener ingresos significativos, pero el ingreso puede ser inconstante. Se aprende rápidamente el valor de un fondo de emergencia. Se necesita tiempo para construir una base de clientes estables. Hasta entonces, debes estar preparado para las altas y bajas.

Utiliza tus fondos sabiamente. Hay un montón de opciones que parecen una buena inversión, pero no lo son. Prueba con una pequeña cantidad es la clave para ver lo que realmente funciona en tu negocio. Sólo porque alguien más tuvo éxito con una estrategia, no significa que vaya a funcionar para tu negocio.

  1. Mantente al margen de las actividades que te hacen perder el tiempo

Vivimos en la era de la información, lo que ha provocado una sobrecarga de información para muchos empresarios. Vemos algo que funciona, y queremos probarlo para nuestro negocio. Para avanzar en tu negocio, tienes que dedicar tu tiempo a lo que va a ayudar a tu negocio. A medida que creces, aprendes y luego implementas. Si solo aprendes sin tomar medidas perjudicarás a tu negocio.

  1. No puedes hacerlo todo solo

La gestión de una empresa implica muchas partes móviles. Cuando te inicies, puedes administrar por tu cuenta. Pero a medida que vaya creciendo tu negocio, hay tanto para gestionar que no puedes centrarte en las cosas que ayudarán a crecer a tu negocio. Hoy en día los asistentes virtuales y freelancers pueden asumir parte de la carga para que puedas centrarte en hacer crecer tu negocio. Tratando de ser el “gato-de-todo-negocia” sólo perjudicas a tu empresa en el largo plazo.

  1. Tienes que probar lo que funciona para ti mismo

Todos los días leemos blogs, escuchamos podcasts y vemos los videos que ofrecen estrategias para ayudar a nuestro negocio. Vemos el éxito de algunos grandes empresarios y estamos tentados a copiarlos. Los empresarios inteligentes han descubierto que la copia no es suficiente. Si ves algo que funciona, la prueba es la única manera de garantizar que funciona para tu negocio. Probar te da una valiosa retroalimentación de los clientes, que te ayuda en la creación de productos y servicios que generaen ingresos.

  1. Nunca te des por satisfecho

El espíritu empresarial puede ser la puerta de entrada a un estilo de vida increíble. Puedes alcanzar la libertad en tu vida y tus finanzas, y construir un negocio que hereden tus hijos. Al alcanzar el éxito, es fácil permanecer complacientes en su progreso. Tu objetivo debe ser para crecer, y para establecer nuevas metas y nuevos niveles de éxito.

Ve más allá de lo que crees que es posible en tu negocio. El “cielo es el límite” es un cliché, pero si estableces constantemente metas cada vez más altas, puedes hacerlo realidad.

Antes de saltar en el viaje del espíritu empresarial, asegúrate de que puedes manejar estos siete puntos. Si estás leyendo esto, estoy seguro de que puedes. Si ya eres emprendedor, sigue estos consejos para ayudar a que tu negocio siga creciendo.

Adaptación del texto de Kimanzi Constable por Ivan Bedia

7 cosas que “debes hacer” antes de finalizar el año

empresario en navidad
Estándar

Ahora que diciembre ha llegado, es el momento de hacer algunos movimientos inteligentes para preparar tu empresa para un próximo año aún mejor.

Aquí está la lista de siete puntos imprescindibles para los empresarios a final de año:

  1. Establecer las bases para el crecimiento.

¿Puede su empresa adaptarse a la previsión de crecimiento para el próximo año? Revise sus proyecciones para el próximo año y asegúrese de planificar adecuadamente cada área del presupuesto.

¿Tiene el personal de ventas para cumplir con los objetivos de ingresos? ¿Tiene suficiente espacio de oficinas para dar cabida a los empleados? ¿Cómo va a ofrecer el servicio de atención al cliente a un mayor número de clientes? ¿Afectará una mayor cantidad de tráfico en su web a los costos de Internet ?.

  1. Tener los libros en orden.

Si no has estado haciendo los libros mensuales y has llevado al día el pago de impuestos, es posible que no hayas pasado suficiente tiempo revisando los números y resultados de la empresa.

Asegúrate de examinar los informes financieros y comparar cuidadosamente los cambios del año pasado. Ten en cuenta si ningún resultado están fuera y haz un plan para impulsar los números en la dirección correcta próximo año.

  1. Reúnete con el personal.

Es posible que pienses en tu negocio todo el tiempo, pero es fácil que no hayas comunicado tus ideas al personal. Es posible que hayas cambiado la dirección de la empresa o de los servicios añadidos sin reunir a todos.

El fin de año es un buen momento para reflexionar sobre el desempeño de la compañía, hablar de retos y logros y planificar para el próximo año. Tener una reunión antes de las fiestas para que en ellas no haya que hablar de negocios.

  1. Busca ahorros.

Grandes gastos que mantienen la promesa de un crecimiento significativo dominan tus pensamientos. Mira los artículos de precio alto para el próximo año y averigua si los podrás amortizar.

Servicios de software mensuales, por ejemplo, a menudo otorgan un 20 por ciento de descuento para los que paguen un año de antelación. Del mismo modo que un propietario puede ofrecer un descuento del 10 por ciento de la renta de un inmueble si lo ocupamos para todo el año. Detecta estos ahorros y haz una inversión ahora. Así podrás ahorrar dinero en el largo plazo.

  1. Evaluar la tecnología de la compañía.

Cuando revise el año, se consciente de cómo los empleados han utilizado los sistemas existentes. Probablemente los miembros de tu equipo viven y mueren por ciertos programas de software, y  utilizan otros con poca frecuencia. A veces, si los empleados no están utilizando un programa de software seguro, un sistema o una pieza de equipo, normalmente no lo entienden.

Otras veces, el uso no es real y su equipo simplemente no utilizan el software. Considera la posibilidad de eliminar cualquier sistema sin usar el año que viene.

  1. Establece metas.

Las mejores metas se establecen para ser factibles. Pero es fácil olvidar esto cuando el establecimiento de objetivos se realiza a largo plazo.

Puede que sea bueno que digas que has adoptado un objetivo de aumentar las ventas un 40 por ciento. Pero, ¿cómo lo vas a hacer? Sepan que la adopción de cualquier meta requiere un cambio en el comportamiento. Entonces, ¿qué están usted y su personal a  punto de hacer de una manera diferente? ¿Está cambiando su enfoque para centrarse en los productos que se venden bien este año? ¿La compañía va a hacer más marketing? ¿Qué hará usted y su personal de manera diferente el próximo año que efectuará un cambio positivo suficiente para alcanzar tus metas? Es fundamental crear un plan de acción específico y llegar a un consenso y un entendimiento de los nuevos comportamientos requeridos.

  1. Contribuir.

Organice donaciones caritativas ya sea por razones egoístas de una amortización de los impuestos o por una buena publicidad. O también puedes hacerlo desinteresadamente porque eres una persona increíble. Pero tómate el tiempo para contribuir con algo antes de fin de año.

Considere encajar el regalo de los empleados con los productos de una organización benéfica que se dedica a un área similar a su empresa. Haz una donación de tu tiempo o tu dinero y ayuda a construir un sentido de propósito para tu personal y tu empresa.

Adaptación del texto de Miles Jennings para Entrepreneur por Ivan Bedia