El éxito nunca es un accidente. Es una elección.

exito emprensarial
Estándar

Todos tomamos algunas decisiones bastante tontas en nuestra vida. Algunos han dejado atrás una gran oferta de trabajo para trabajar por una startup que ha terminado yendo a ninguna parte. Otros se han enfadado directamente con un jefe que acaba de pasar a ser consejero delegado.

Luego están todos los errores en los que interviene el dinero. Invertir en una empresa justo antes de que se declare en quiebra. Doblar las acciones tecnológicas antes de que la burbuja de las punto-com estallase…

Pero también tomamos buenas decisiones puesto que muchas cosas nos salieron bien. Por supuesto, siempre hay una cierta cantidad de aleatoriedad en la vida. Pero más que nada, en el éxito y la felicidad se trata de tomar decisiones inteligentes.

Mientras que cada ejecutivo o líder de negocio puede recitar de un tirón una cadena de acontecimientos improbables que de alguna manera le han llevado a su éxito, si no se conectan los puntos al azar, nada de esto habría contado para el éxito. En otras palabras, todos tenemos que tomar un gran número de buenas decisiones para que el azar trabaje para nosotros en el largo plazo.

Cada hito significante en una carrera y cada oportunidad de negocio que se ponen en tu camino están basadas en la reputación y las relaciones profesionales que laboriosamente has construido a lo largo de los años. Se trataba de crear y aprovechar las oportunidades, por no hablar de una ridícula cantidad de trabajo duro. No hay nada casual al respecto.

A la sociedad le gusta usar todo tipo de etiquetas para describir la suerte de las personas de éxito. Algunas de ellas son positivas, como la fabricación de su propia suerte y ser recompensado, mientras que otras se hacen para burla, como estar en el lugar correcto en el momento adecuado o crecer con privilegios. Pero la verdad es que, con raras excepciones, siempre se reduce a tomar buenas decisiones.

¿Qué significa eso para ti? Lamentablemente, creo que significa hacer cosas que ahora muchos de vosotros no estáis haciendo.

Significa gastar tu tiempo en cosas que importan – centrándote en los objetivos generales y el largo plazo en lugar de ceder a la gratificación instantánea. Significa hacer frente a tus responsabilidades y hacerte tu mismo responsable. Significa hacer lo correcto en lugar de seguir el camino de menor resistencia. Y significa vivir dentro de tus medios.

Significa estar dispuesto a salir de tu zona de confort y afrontar a tus miedos más oscuros. Significa tomar grandes riesgos mientras que sería mucho más fácil caer en una red de seguridad. Sobre todo, significa no ceder a la situación actual o el pensamiento del grupo y tener el valor de labrarte su propio camino.

La verdad es que se necesita valor para hacer todas esas cosas. La disciplina, perseverancia y mucho trabajo duro, también. Eso es lo que molesta acerca de la fraseología eufemística y cínica de la buena fortuna. Por supuesto, hay suerte implicada. Pero si no tomas también decisiones inteligentes, ninguna buena suerte saldrá de ello.

Todos los días se toman decisiones que afectan al resultado de tu vida. Tu eliges lo que dices y no lo que no dices. Lo que se hace y no se hace. Cómo te comportas y te portas mal. ¿Se te ha ocurrido pensar que cada día de tu vida vas a tomar decisiones que, de manera espectacular e irrevocablemente, alteran cómo te van a salir las cosas?

La pregunta que debes hacerte es la siguiente: ¿Son las elecciones que estoy haciendo hoy – en este momento – las que cambien el resultado para bien o para mal? No tomes esa pregunta a la ligera. Mírate en el espejo cuando te preguntes. Y cuando respondas, sé completamente honesto contigo mismo.

La verdad es que las decisiones correctas nunca son las más fáciles. Siempre son las más duras. Pero la parte más difícil es hacer esas primeras decisiones correctas. Después de un tiempo, ese tipo de toma de decisiones se convierte en parte de ti. Y ahí es cuando sabes que estás en el camino correcto. Cuando se hace más fácil tomar decisiones difíciles.

El éxito nunca es un accidente. Es una elección.

Espero que este artículo os sirva de inspiración.

Un saludo, Iván Bedia

Fuente: Entrepreneur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s